Según descripción Monseñor Mariano Martí en su Visita Pastoral, la Iglesia Parroquial de esta ciudad fue visitada el día 11 de Abril de 1783. Su titular es el glorioso Mártir San Sebastián. Su fábrica material es de tres naves, cuyas paredes son de tapias y raphas de calicanto. Distingüese en lo interior con dos órdenes de columnas de ladrillo y sobre ellas sus respectivos arcos con hermosa y proporcionada elevación. Tiene de longitud en limpio 31 varas y 1/4, excluida la Capilla mayor, o Presbyterio, que solo ocupa el ancho de la nave del medio que son diez varas y de largo 12 1/2 varas por tenor cortadas las esquinas de la pared textera formando semicírculo y se distingue de la referida nave del medio con un hermoso y elevado arco de ladrillo, pavimento y techo superior. 



















Las naves colaterales no tienen Capillas cabezeras y de los huecos que quedan a los lados de la Capilla mayor está vacío el del costado del Evangelio y en el de la Epístola hay un aposento que sirve de Sacristía y un pequeño corredor debajo del cual está un sótano por estar corrido el pavimento al igual del de la Capilla mayor. Unidas las tres naves, con inclusión de las columnas, y excluido el grueso de las paredes, tiene de ancho la Iglesia veinte y cuatro varas y una cuarta. El techo es de tejas sobre tablas alfardas y tirantes labrados, obra limpia, las paredes están encaladas por dentro y fuera y todo el suelo enladrillado. Tiene tres puertas grandes, la una al frente con fachada de ladrillo y las dos en los costados. El Coro está construido de tablas de vigas sobre puerta del frente, en el hay un mediano Órgano y puerta para entrar a la Torre, la cual está construida en una esquina de la nave de la Epístola toda de calicanto, con proporcionada altitud, encalada y pintada toda y de hermosa figura por sus buenas proporciones, comizas y capitel. En su primer cuerpo, que interiormente lo divide una media naranja de ladrillo, está la fuente bautismal de piedra labrada. 

Desde una esquina de dicha Torre corre por todo el costado de la Iglesia una cerca de tapias con puerta hacía la calle y dentro de esa cerca se halla el cementerio y un aposento construido de tapias y techo de tejas para la custodia de varios muebles; y toda la referida fábrica es fuerte y hermosa por tener buen grueso, cimientos y estribos sus paredes y buenas proporciones su construcción. En la Iglesia hay cinco altares, el uno es el mayor en que está colocado el Santísimo Sacramento, otro dedicado al Santísimo Cristo haciendo cabeza a la nave del evangelio, otro a las Benditas Animas en esta misma nave, otro a la Inmaculada Concepción de Nuestra Señora, haciendo cabeza a la nave de la epístola, y otro a San Antonio de Padua en esta misma nave, todos adornados.

En el Acta de la Fundación de la Ciudad corre inserta la advocación de la Parroquia al Mártir San Sebastián, "...en nombre de la Majestad Real del Rey Don Felipe Segundo, mi señor, poblaba y pobló en el dicho nombre y en este dicho asiento, una ciudad a la cual ponía por nombre la Ciudad de San Sebastián de los Reyes a la advocación de la Iglesia, Santa María de los Reyes, por ser poblada en el día de la festividad de los Reyes..."

SAN SEBASTIAN MARTIR
Sebastián el Màrtir, era Capitàn de las guardias pretorianas, acompañaba a otros martires en sus tormentos y sufrimientos, y recogia sus restos después de muertos. En medio de batallas e insurrecciones Maximiliano Hercules ordenaba a Sebastián todos esos suplicios. Pero cierta vez en su ausencia Sebastián fue denunciado al Principe Diocleciano de Roma.

Este le reprocho de haber sido ingrato a sus beneficios y haber atraido la ira de los dioses contra su imperio. Irritado Diocleciano mando que Sebastián fuera despojado de su cargo y flechado por los arqueros que servian al Principe. Diocleciano hizo colocar en el cuello del Màrtir un rotulo con la inscripción de que habia sufrido aquel tormento porque era cristiano. 

Sebastián fue abandonado atado a un arbol por creerle muerto. Irene su viuda vino a enterrarlo y lo encontrò vivo, llevandolo a su casa, donde recobrò su salud.

Diocleciano lo encontrò y furioso hizo conducir al Màrtir al hipódromo, donde muriò apaleado. Después los verdugos arrojaron su cuerpo a una cloaca, pues temìase que los cristianos, sabiendo el lugar donde estaba, le rindieran honores por medio de los milagros para convertirse en fieles de cristo. 

Pero Diocleciano permitiò que Sebastián hablare con una mujer llamada Lucina, a la cual revelo donde estaba y como habia quedado suspendido sin caer al lugar infecto.

Ordenò se le sepultara en las Catacumbas a los pies de los Apóstoles Pedro y Pablo. La virtuosa mujer cumpliò todo lo que habia mandado y por 30 dìas contìnuos hizo oraciòn en la tumba del Màrtir. 

Después convirtió su casa en una Iglesia y dejo todos sus bienes al servicio divino. San Sebastián fue muy venerado luego y se propagò su devociòn en casi toda Europa a principio del siglo sèptimo.


NUESTRA SEÑORA DE LA MISERICORDIA Y CARIDAD
La ciudad de San Sebastián de los Reyes quedo definitivamente asentada en el sitio que ocupa el ano de 1676. En ese entonces uno de sus moradores con el rango de Alcalde de la Santa Hermandad vivía en su casa de campo situada ene el sitio de El Chaparral cercano al lugar donde un siglo después se levanto el pueblo de San Juan de los Morros. Este señor se llamaba Luis Jiménez de Rojas y tenia con gran veneración el cuadrito de madera con la Imagen de la Virgen de la Misericordia y Caridad que probablemente habría traído de España.

Sucedió que un dia la casa de Jiménez de Rojas fue pasto de un voraz incendio que la destruyo totalmente; pero cuando los vecinos fueron a remover los escombros descubrieron admirados como el cuadrito de la Virgen permanecía intacto y con su lamparita de aceite encendida como si nada hubiera pasado. La noticia del suceso milagroso se extendió rápidamente por toda la comarca y eran muchos los peregrinos que acudían a visitarla y a darle gracias por los favores recibidos; por lo que el Obispo de Caracas y Venezuela Dn. Diego de Baños y Sotomayor, informado de lo acontecido, decidió que la sagrada reliquia fuera trasladada al templo de San Sebastián, lo que se llevo en efecto con gran solemnidad el dia martes 22 de enero de 1692, gestionándose de inmediato la fundación de su Cofradía y quedo legalmente constituida al ano siguiente, la cual se ocupo de levantarle Templo propio.

La nota que relata la solemnidad del traslado dice: “En el dia la levantaron en sus hombros desde dicho sitio los señores Alcaldes y Regidores en aquel tiempo de esta ciudad y los senores Curas, Sacristán Mayor, Tenientes Curas y gran concurso de ambos sexos, con Cruz Alta, cirios y faroles, capas y ornamentos sagrados, música, fuegos artificiales y públicos regocijos, fueron a encontrarla hasta el paso de Las Garrapatas. Allí se le canto solemnemente la salve, se continuaron himnos, letanías y preces y fiesta, por todo el camino se derramaron muchisimas lagrimas de gozo  y demás afectos espirituales, llegando a la Parroquia con alegría, fuegos y repiques de campanas se canto la Salve muy solemne y velo noche y dia por un novenario, celebrándose fiesta en cada dia y venerándola todos públicamente en dicha Parroquia”.
Web Site Generado por: Fund@sanse                                                               República Bolivariana de Venezuela
www.sansebastianeros.com                                                                                   E-Mail: fundasanse@gmail.com
PARROQUIA SAN SEBASTIAN MARTIR                                            SAN SEBASTIAN DE LOS REYES ESTADO ARAGUA